ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Guía: Cómo fortalecer tu cuerpo para vencer un resfrío

Blog Single

No hay cura para el resfriado común. Eso lo sabemos bien. Pero es posible estimular a nuestro organismo para que pueda combatir al virus en menos tiempo. Ojo, es importante que te tomes entre uno y tres días en el trabajo si lo que quieres es recuperarte para no tener recaídas constantes que podrían prolongar y complicar ese cuadro por semanas.

Estando en casa debes descansar, es cierto, pero si encuentras tiempo para hacer algunas de estas cosas le harás un favor a tu proceso de recuperación.

Métete a la ducha

El sentido común y la tradición te llevan a pensar que debes mantenerte alejada de la ducha mientras dura el resfrío. Pero lo cierto es que un baño caliente es sumamente recomendable para descongestionar tus vías respiratorias y ayudarte a respirar mejor. El baño, además, te va a quitar la modorra y el ánimo decaído de quien se la pasa metido en una cama cerca de 20 horas. 

Cambia tu desayuno

Considera incluir huevos en el menú de la mañana. Son una fuente completa de proteína para iniciar el día. Si los acompañas con un té caliente con limón y un poco de miel (excelente expectorante) terminarás tu desayuno sintiéndote más fuerte, satisfecha y con las vías respiratorias más despejadas. 

Consume garbanzos

A la ensalada del almuerzo añádele garbanzos. Es una magnífica fuente de zinc, que ayuda a tu cuerpo a combatir la infección viral y a reducir la inflamación. Este mineral puede contribuir a acortar el ciclo de duración del resfriado. Consulta con tu médico sobre suplementos. 

Llena tu botella con agua

Esto lo has escuchado a lo largo de toda tu vida pero es totalmente cierto: hidrátate todo el día. El resfrío hace que pierdas muchos líquidos con las secreciones nasales. Al perder líquido las mucosas se secan y con ello tienden a inflamarse con lo que se vuelven más vulnerables al proceso infeccioso inminente. Si normalmente debes consumir alrededor de 2 litros de agua, cuando estás resfriada trata de que sean 3 o 4.

Camina

Nada mejor que un poco de aire fresco para abrirnos las vías respiratorias y oxigenarnos. Abrígate bien y verás que con dar un par de vueltas a la manzana te sentirás un poco más renovada. Estás estimulando a tu metabolismo y con ello fortaleciendo a tu sistema inmunológico también. No vas a hacer la rutina completa, pero no te va a hacer ningún daño salir de la cama un rato y respirar fuera de las cuatro paredes de tu dormitorio. 

Sopita de pollo

Otro clásico. Pero la ciencia detrás lo confirma: un caldito de pollo puede reanimarte gracias a que el vapor y los ingredientes con los que se prepara contribuyen a suprimir los químicos en tu cuerpo que son responsables de la inflamación. Así que asegúrate de tomar al menos dos tazones de sopita a lo largo del día. 

Despeja tus vías respiratorias

La mucosa que se queda atorada en la nariz o la garganta debe ser expectorada. Si no lo haces puede generar una infeccioón. Un poco de gárgaras con agua y sal pueden ayudarte a desahecerte de eso que ya no sale por muy fuerte que soples por la nariz. Ayudarás a drenar bacterias.

Guarda reposo

Tu cuerpo necesita de mínimo siete horas de sueño profundo e ininterrumpido para fortalecerse y combatir a la enfermedad. No subestimes el tiempo que le debes dedicar a tu descanso.

 

Fuente: Shape.com 

2.7 | 44

    Comentarios